. Estrés tecnológico: un mal del siglo XXI | Tienda informatica online

Estrés tecnológico: un mal del siglo XXI

26 - mayo - 2011
 

La mayoría de nosotros hemos sufrido en alguna ocasión sus síntomas sin saberlo. Puede ser algo momentáneo y no tener mayores consecuencias que el enfado con nuestro móvil o con el ordenador… pero quizás no se nos pase y podamos padecer el conocido como tecnoestrés.

Se trata de un malestar con secuelas psíquicas y físicas que producen los aparatos electrónicos que nos rodean en el ámbito laboral. Además, su uso intensivo en nuestro tiempo de ocio nos puede agudizar estos síntomas. También se apunta al hecho de obsesionarse con adquirir, probar o depender de las últimas novedades del sector.

La rapidez con la que se nos exige hacer las cosas para mantener el ritmo de una sociedad acelerada y competitiva puede traer consigo consecuencias negativas, ya que en ocasiones se empeora el trabajo por culpa de las prisas.

Debemos tener claro que la tecnología debe servirnos de ayuda, mejora y avance cualtitativo de nuestro trabajo, y no sentirnos esclavos o controlados por ella.

Según Larry Rosen, autor del libro TechnoStress (en inglés), otro de los problemas que provoca la multi actividad de las nuevas tecnologías es la dificultad de concentración. El cerebro se hace adicto a los elevados niveles bioquímicos que causa ocuparse de diversas tareas a la vez y acaba por ser incapaz de concentrarse en una sola.

No obstante, no podemos negar que nuestro día a día, laboral y profesional, es más sencillo gracias a las nuevas tecnologías, pero también es cierto que algunas personas están empezando a depender en exceso de ellas por un mal y excesivo uso, así como por la rapidez que se les exige en su dominio.

Algunos síntomas que se recogen en artículos y estudios publicados, son estos:

- Dolor de cuello.
- Pesadez en el brazo y el hombro.
- Molestias constantes en las cervicales y la espalda.
- Los ojos lagrimean, arden.
- El sueño es muy pesado o demasiado liviano, provocando malestar y cambios de humor.
- Los nervios no se controlan y están a flor de piel.
- Dolor de estómago.
- El correo electrónico es consultado decenas de veces al día.
- Nunca se apaga el teléfono móvil.
- Se navega por Internet como autómata, no se sabe bien qué es lo que se está buscando.

No se trata de una novedad hoy día y ya se plantea como riesgo laboral para los trabajadores.

Ante todo esto, debemos ser nosotros quienes pongamos el límite y sepamos diferenciar las distintas facetas y ámbitos de nuestra vida, aprovechando nuestro tiempo de ocio para que nuestra mente pueda descansar y recuperarse.

Recursos tecnologicos

Etiquetas: , ,

Deja un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Seguridad anti SPAM

* Copia este texto

* Pégalo o escríbelo aquí:

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>